Lo mejor de la protección es la detección

CONCHAS ROSAS es una idea que hace referencia al cáncer de mama y a nuestro rol en el cuidado de nuestra salud. 

La idea, que nace en Nugat, surge porque en este negocio familiar el cáncer de mama es un tema que nos ha pegado mucho como familia, y queremos utilizar nuestro producto estrella, una deliciosa concha, para sensibilizar a nuestros clientes sobre esto. Siendo hija y prima de las fundadoras de Nugat, me siento muy contenta de formar parte de este proyecto. 

Este mes se busca promover la prevención temprana del cáncer de mama y cómo eso puede hacer una diferencia enorme en la lucha contra esta enfermedad. No dejemos que llegue a una historia complicada y tomemos responsabilidad de nuestra salud. 

Los invito a conocer mi historia.

Mi nombre es Miren, y a los 22 años fui diagnosticada con nivel 5 BI-RADS (a continuación les dejo los niveles, para que entiendan mejor esta parte), de un bola que tenía, la cual YO JAMÁS ME SENTÍ, NI NOTÉ.


Esas bolas son las que se hacen cáncer si las dejas pasar, o en algunos casos, ya son cáncer. A mi me la encontraron gracias a que cada seis meses me hago un ultrasonido mamario. Ya que a los 13 años, me encontré una bola y me tuvieron que operar por primera vez. Fue benigna, y me fui a casa solo con mi receta médica: cada seis meses tienes que hacerte un ultrasonido. Y así fue, sin malas noticias y buenos resultados, hasta febrero del 2018.

El día de mi estudio, en el ultrasonido notaron rápidamente la lesión que parecía una alteración maligna, me llevaron directo a la mamografía, y en ese momento me pidieron que le subiera los estudios a mi doctora. Al día siguiente me tenían haciéndome una biopsia, y a los tres días me operaron. Gracias a mi revisión y prevención temprana, la lesión no llegó a que se produzca como cáncer. 

No solo las invito a comprar conchas con causa, también las invito a qué se revisen, a qué vayan a ver a su ginecólogo, a qué se auto exploren. Les comparto está historia especialmente a ustedes, mujeres de mi edad, más chicas o más grandes, y recordarles que toda bolita cuenta, y NUNCA ERES MUY JOVEN PARA REVISARTE LOS PECHOS           ( • )( • )